Por trece razones

viernes, 7 de abril de 2017






































No se puede detener el presente, ni tampoco rebobinar el pasado. El único modo de llegar a conocer el secreto es darle al PLAY.

Clay Jensen es un adolescente como cualquier otro que encuentra, al llegar un día a casa, una misteriosa caja sin remitente dirigida a su nombre. El contenido no es otro que una serie de cintas de grabación, siete en total, que parece haberle enviado Hannah, una compañera de clase que no hace ni dos semanas que se ha suicidado. A pesar del desconcierto que supone volver a oír la voz de Hannah, Clay descubrirá que son trece las razones por las cuales ha decidido quitarse la vida, trece caras de cassete y que, por ello, son trece las personas que deben escucharlas. Él es una de ellas. Es un juego muy sencillo: primero las escuchas, luego las pasas dice Hannah en la primera cara.

¿Qué razones son esas y qué tiene que ver él con ellas? A lo largo del día, Clay se irá obsesionando con las grabaciones y hasta recorrerá la ciudad con un mapa que ella misma le ha proporcionado. Pero he aquí un viaje distinto del esperado, un viaje donde el punto de llegada es precisamente el mismo que el de partida y en el que solo hacen falta unos nuevos ojos para verlo todo como por vez primera. Hannah irá desgranando poco a poco su vida en un intento de poner de manifiesto las consecuencias, grandes o pequeñas, de las cosas que hacemos y dejamos de hacer, y que cambian el mundo a veces sin darnos cuenta.








Llevo con este libro en mi lista de pendientes desde hace dos años, pero  hace unos días me enteré de que Netflix iba a hacer una serie y era la escusa perfecta para ponerme con el de una vez por todas; 
Empecé este libro con mucha curiosidad ya que la sinopsis me creaba muchísimas preguntas, desde el principio me enganché y acabé devorando el libro en un abrir y cerrar de ojos, con cada capitulo quería saber mas y mas, el protagonista, Clay, me cayó bien desde el principio y al igual que el me sentía confundida con cada cassete que iba escuchando, me gustó mucho que la historia está tan bien narrada que te sientes partícipe de esa historia, nervioso, intranquilo, con mil preguntas y deseando llegar al final de todo esto, en definitiva es un libro rápido de leer, que te hace pensar pero no tanto durante lo lees si no mas bien cuando lo terminas.

Aunque todo no va a ser bueno ya que algunas veces la voz de Hannah y la de Clay se entremezclaban ya que mientras "oímos" las grabaciones Clay habla y muchas veces no sabes quién dice qué, aún así esto ocurre mas bien al principio y una vez vas cogiendole el ritmo a la estructura del libro este pequeño problema va desapareciendo.





Ahora paso a hablaros sobre el suicidio y los motivos que nos da Hannah, leyendo página tras página he llegado a la conclusión de que Hannah estaba pasando por una depresión, un cumulo de cosas, comentarios y situaciones, la habían llevado al límite, estaba cegada por esa tristeza, por el dolor de la soledad, de años soportando rumores, susurros y comentarios a sus espaldas, de ser traicionada y abandonada por personas en las que comenzaba a confiar, sumemos esto a la edad que tiene esta chica, es adolescente y a esas edades no tienes muy claro nada en la vida, piensas que el mundo es de una manera pero te das cuenta que es de otra y quizá eso no te gusta o no te sientes cómodo.

Una muerte, sea como sea, ante mis ojos, no tiene justificación alguna, no voy a entrar en un debate de moralidad, que está bien y que está mal, simplemente quiero dejar claro mi punto de vista, pero también quiero deciros que entiendo a Hannah, entiendo su confusión, su soledad al pensar que estaba sola en el mundo y que no le importaba a nadie, incluso entiendo que culpe a personas que no tienen culpa alguna de su situación, y si, muchas de las personas que se nombran en esas cintas de una forma u otra colaboraron en que Hannah cayese aún mas profundo y que no saliese de ese agujero en el que estaba entrando, pero otras no tenían la culpa de nada, porque cuando estás mal piensas que con una sola mirada cualquiera va a ver tu dolor, que va a pararte y te preguntará si estás bien, pero la realidad es que no, que nadie se va a dar cuenta de como estás si tu no lo dices y esperar ayuda sin pedirla de la forma adecuada es una estupidez y eso es lo que le ocurrió a ella, que no supo ver que la gente es mala, porque da igual la edad que tengas, hay personas que no aparentan ser lo que son y te llevas palos, y sobre todo no supo pedir ayuda, simplemente se rindió sin pelear, se dejó arrastrar sin hacer nada y se hundió en su pena y lo mas doloroso y también lo que más pasa en estas situaciones, no supo pedir ayuda, y su error fue ese, además de culpar a gente por no saber ayudarla, como es el caso del señor Porter, el no podía ayudarla porque, primero ella escuchó lo que quiso y segundo nunca comentó claramente que es lo que le ocurría y no podía esperar que una persona que no conoce tu situación sepa leer entre lineas porque si aún así lo hiciese hay muy pocas posibilidades de que acierte.







La trama es interesante y diferente a lo que he leído antes.



La lectura es rápida y engancha.










Algunas veces era confuso saber quien estaba hablando en ese momento, si era Clay o era Hannah.



Hay una escena en la que Clay se hace un corte en la mano y me parece demasiado gráfico, aunque esto es algo muy personal ya que yo soy una persona muy aprensiva y no soporto mucho las descripciones muy gráficas de heridas, accidentes... etc.













Aún no he visto la serie, aunque me pondré con ella ya mismo dado que ya está disponible en Netflix la primera temporada, cuando la vea os editaré esta reseña añadiendo mi opinión, os dejo el trailer por aquí por si aún no lo habéis visto.







 Y sin mas me despido, espero que os haya gustado, como siempre podéis dejarme un comentario y seguirme por instagram.

Nos leemos.














No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total

 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS